Vacunas COVID-19 Diferencias y Características

Con el comienzo de la Vacunación contra el COVID-19, empiezan también las dudas.

Hasta el momento las vacunas suministradas son las de Pfizer/BioNTech, pero llegará un momento en el que tendremos disponibles diferentes vacunas.

Este es el listado de las vacunas que dispondremos en España y el estado en el que están

 

Todas las vacunas contra la Covid-19 tienen el mismo objetivo final: preparar a nuestro sistema inmunológico para que sepa actuar lo antes posible cuando el coronavirus entra en el cuerpo.

Es la manera en cómo cumplen con esta función lo que las diferencia. ¿Cómo se encarga cada vacuna de activar el mecanismo para que el sistema cree los anticuerpos específicos contra el coronavirus?

Aunque no podremos elegir qué vacuna nos suministrarán, repasamos aquí sus principales características para que conozcas su funcionamiento:

 

PFIZER Y MODERNA UTILIZAN ARN MENSAJERO

El sistema utilizado por Pfizer y Moderna novedoso. No se había probado con anterioridad y se centra en el ARN Mensajero.

Primero hay que aclarar qué es el ARN. Los virus no siempre tienen un material genético como las células, el ADN, sino una versión más simple. Ese es el ARN, su manual para poder reproducir más virus.

Las vacunas cogen un trocito de ese ARN, el específico que sirve para crear la proteína S. Lo envuelven en una membrana, un lípido, para que entre en las células de los músculos del brazo, donde se ha puesto la vacuna.

Las células producen la proteína S. Pero como ven que no es parte suya la expulsan. El sistema inmune la detecta como un cuerpo extraño. La ataca y la memoriza. Así reconocerá cualquier virus que la tenga: el coronavirus.

Se requieren 2 dosis separadas en 21 días la de Pfizer y un mes la de Moderna.

 

CÓMO ES LA VACUNA DE OXFORD

La vacuna de Oxford y AstraZeneca son de un nuevo sistema llamado vacunas recombinantes.

También la farmacéutica china CanSino sigue este sistema.

Y ya se ha usado también en vacunas de la hepatitis B o del herpes zóster.

Las vacunas recombinantes crean un nuevo microorganismo combinando cosas de dos virus. Activa las defensas y no provoca la infección, porque no es el virus.

En Oxford han cogido un virus que provoca resfriados en chimpancés (adenovirus). Lo han modificado para que no se reproduzca en humanos y le han puesto una proteína del coronavirus, la S, que le permite entrar en las células.

El sistema inmunitario crea defensas para que cuando detecte esta proteína S se proteja y evite que entre en las células. Así el coronavirus no se reproducirá.

Se requieren 2 dosis (que no son la misma cantidad cada vez) separadas en un mes.

 

Eficacia

La de Oxford tiene una eficacia de casi el 90% si se administra primero media dosis y luego una entera. Si se administra dos dosis enteras baja al 62%. Se ha probado con 24.000 personas.

La vacuna de Pfizer tiene una eficacia estable del 95% con ensayo a 44.000 voluntarios.

La vacuna de Moderna tiene una eficacia estable del 94,5% con 30.000 voluntarios.

 

Seguridad

Ninguna de los miles de personas voluntarias ha sufrido problemas atribuibles a las vacunas.