Tipos de Test de Detección COVID-19

Escuchamos constantemente hablar de la importancia de la realización de los test de detección de covid-19, pero poco se trasmite al público sobre los diferentes tipos de test existentes y para qué sirve cada uno de ellos.

Para arrojar luz sobre las diferentes alternativas. Repasaremos aquí los tres modos de diagnosticar el SARS-CoV-2 que existen actualmente:

 

1- Test PCR:

La PCR es la prueba de reacción en cadena de la poliomerasa.

Está considerado el test más fiable y el prioritario para las autoridades sanitarias españolas porque su fiabilidad es superior al 90%.

La prueba detecta la presencia del virus a partir de muestras respiratorias tomadas en la zona posterior de la faringe.

Si la prueba es positiva (detecta ARN viral) se entiende que existe multiplicación viral. Esta prueba confirma la existencia de una infección activa y si el individuo es capaz de contagiar a otros. Hasta que la PCR no es negativa, se considera que el individuo es potencialmente contagioso.

 

2- Test Serológicos

Consiste en la búsqueda y cuantificación de anticuerpos frente al virus, a través de una muestra de sangre. Su función es detectar los anticuerpos generados a partir de la respuesta inmunológica de nuestro organismo al estar en contacto con el virus. 

Nuestro cuerpo posee un sistema defensivo frente a infecciones de cualquier tipo, el sistema inmune que genera inmunoglobulinas, proteínas que reconocen, captan y bloquean los virus para que las células del sistema inmune puedan reconocerlos y eliminarlos. 

Esta prueba no detecta el virus, pero gracias a ella se podrá calcular qué parte de la población ha superado la enfermedad y cuál es susceptible de ser contagiada.

 

3- Test rápidos

Los test rápidos, también conocidos como test rápidos de antígeno, son pruebas de diagnóstico rápido que se realizan a través de una muestra de sangre y puede identificar la proteína del virus.

Estos test ofrecen resultados de forma casi inmediata, similar a un test de embarazo; no obstante, tienen una sensibilidad y especificidad muy inferior a las PCR, por lo que se suelen complementar.

Uno de los puntos débiles de los test rápidos, es que no identifican el ARN del virus, sino que simplemente detectan la presencia de anticuerpos producidos frente al virus en sangre sin cuantificarlos.