Suplementos de Colágeno, ¿sí o no?

Son unos productos cuyo consumo se ha disparado enormemente en los últimos años y que encontramos en sitio preferente en muchas farmacias así que vamos a dedicarles unas líneas para ayudar a decidir si nos resultan útiles o no.

El colágeno es la proteína más abundante en nuestro cuerpo y se caracteriza principalmente por su gran resistencia; su principal función es formar una matriz de sustentación para órganos y tejidos además de ser el responsable de la firmeza, elasticidad e integridad de estructuras como tendones, articulaciones y ligamentos y por supuesto la piel. Se renueva durante toda la vida pero con el paso del tiempo la síntesis se ralentiza, parece ser que a partir de los 40 años cada 12 meses disminuye un 1% la cantidad de colágeno presente en nuestro cuerpo haciendo que aparezcan síntomas como problemas articulares y flacidez y arrugas a nivel cutáneo. Realmente no hay un colágeno, hay hasta 28 tipos diferentes identificados pero nosotros seguiremos hablando en singular ya que las diferencias entre todos ellos escapan del objetivo de este artículo.

Desde el punto de vista químico ya hemos dicho que es una proteína pero queda por añadir que es de un gran tamaño y ahí empieza parte de la polémica ligada a los suplementos ya que son muchos los que afirman que no se absorbe porque no se puede digerir, esa es la razón de que los suplementos utilicen colágeno hidrolizado que garantiza la absorción del 90% del colágeno y aún mejor si se añade vitamina C ya que el medio ácido favorece la absorción.

Hemos apuntado que la pérdida de colágeno va ligada a la edad pero no exclusivamente así que conocer las otras causas puede ayudarnos a prevenir un exceso de pérdida.
Los radicales libres destruyen el colágeno existente, por tanto seamos prudentes con las actividades que los generan y que ya conocemos ampliamente: exposición solar excesiva, fumar, agentes contaminantes, estrés o ejercicio físico exagerado.
     Alimentación inapropiada, el aporte de aminoácidos, vitaminas y minerales es fundamental para la síntesis de cualquier proteína, y por tanto del colágeno, si además aportamos antioxidantes evitaremos la destrucción.
     Problemas de salud que dificulten la absorción de los nutrientes que hemos indicado anteriormente.
Menopausia, sí ¡otra vez la menopausia “colabora” en algún proceso indeseable de nuestro cuerpo!, la caída de nivel de estrógenos disminuye la síntesis de colágeno, pero no desesperemos, recordad nuestro artículo sobre menopausia y la gran ayuda que suponen los suplementos de soja, en este caso especialmente interesantes en forma de alimentos ya que la proteína de la soja es de gran calidad y aporta casi todos los componentes necesarios para la síntesis del colágeno.

La síntesis de colágeno se produce mientras dormimos así que un sueño reparador es un gran aliado en este caso.

Como siempre no intentemos sustituir una alimentación equilibrada por un complemento alimenticio, al contrario, ya lo hemos apuntado antes, una alimentación equilibrada nos ayudará tanto a preservar nuestro colágeno endógeno como a asimilar mejor el suplemento que hayamos elegido así que incluyamos en nuestra alimentación fuentes de vitamina A y C, verduras, legumbres y frutos secos (fuentes de proteínas), carnes bajas en grasa como el pavo, y pescados. La gelatina animal es una de las principales fuentes de colágeno y apenas aporta calorías, pero ¡cuidado! encontramos muchos productos en los supermercados con aspecto y nombres que inducen a pensar que son gelatina y realmente son puros hidratos de carbono.
¡No nos olvidemos del agua!, 2l de agua diarios son casi imprescindibles ya que la hidratación es la clave de cualquier plan de vida saludable.

Con todo lo que hemos comentado hasta ahora no sé si os quedan muchas dudas respecto a si los suplementos de colágeno son unos buenos aliados para el bienestar de nuestra piel y articulaciones pero tenemos otros productos que suelen ir asociados al colágeno en estos suplementos, hablemos de ellos brevemente.

Ácido hialurónico, en este caso es un hidrato de carbono, también de gran tamaño y que por tanto también requiere algún tratamiento previo para su absorción en el intestino delgado. ¿Qué interés tiene? Desde el punto de vista médico es una molécula muy interesante y utilizada pero en el caso que nos ocupa ahora centrémonos en el hecho de que es capaz de absorber 1000 veces su peso en agua y que está presente en casi los mismos lugares que el colágeno: piel, articulaciones…y al igual que el colágeno su síntesis se ralentiza con la edad, factores ambientales y nutricionales como la falta de magnesio y zinc.

Magnesio, es un mineral, su falta origina múltiples síntomas en nuestro organismo siendo los más evidentes la degeneración de cartílagos, molestias musculares, dolores de cabeza, cansancio, fatiga. Es imprescindible para la síntesis de colágeno.

La mayoría de los suplementos que podéis encontrar en la farmacia llevarán estos tres ingredientes y alguno más como la vitamina C y un buen “combo” de antioxidantes. Seguro que encontráis la explicación de esta composición con todo lo que ya hemos comentado.

Los principales destinatarios de estos suplementos son hombres y mujeres a partir de 35/40 años que quieren cuidar su piel y deportistas con gran desgaste articular pero cada vez vemos más personas con problemas articulares ya instaurados y que nos comentan una gran disminución de sus molestias y la mejoría en su calidad de vida.

Las dosis diarias recomendadas de colágeno son de 10g y la mayoría de los suplementos la aportan. Se recomienda tomar durante un mínimo de tres meses consecutivos y a partir de ahí se puede continuar o alternar con periodos de descanso. Lo más habitual es encontrarlo en forma de polvo o líquido para tomar una vez al día, los comprimidos son menos abundantes y tienen el inconveniente de tener que tomarse varias veces al día.

Como cualquier producto que se ha puesto de moda lo podéis encontrar en gran variedad de establecimientos pero os aconsejo que compréis marcas de calidad que os garanticen el aporte diario recomendado y un origen de calidad así como el asesoramiento de un profesional que os pueda ayudar a elegir cual es el más indicado par vosotros.

Yo ya he empezado a tomarlos, ¿hablamos dentro de tres meses?