Impresoras 3D – Avances Médicos

Los avances médicos han revolucionado los métodos modernos de los trasplantes, las prótesis y escayolas.

El futuro de la medicina está marcado por las impresoras 3D, capaces de imprimir desde prótesis diseñadas a medidas hasta órganos perfectamente funcionales.

 

La adaptación de una herramienta como las impresoras 3D al ámbito de la medicina abre todo un nuevo abanico de posibilidades. Sin duda, su función es muy variable y algunos sectores las han utilizado para hacer cosas sin precedentes, pero aplicarlas al entorno médico aporta un nuevo mundo de posibilidades antes impensables.

Órganos hechos con impresoras 3D

Quizá la utilidad más impresionante que se le ha dado a una impresora 3D es la de crear órganos artificiales completamente funcionales para ser utilizados en trasplantes cuando el paciente no tiene posibilidades de encontrar un donante compatible.

Investigadores de la Universidad Ludwig Maximilians de Múnich en Alemania consiguieron crear órganos transparentes con el propósito de que estos puedan ser utilizados en cirugías reales. La manera en la que lo consiguieron fue decolorando órganos reales con un disolvente, con el fin de que el escáner de un microscopio pudiese ser capaz de procesar la información y elaborar un modelo en 2D que permitiese la creación en serie de estos órganos.

 

La clave del procedimiento no es replicar el órgano en sí, si no que sea identificado por el organismo como un órgano real. Es aquí donde viene la parte más impresionante. Para lograrlo, cargan la impresora con células madre que actúan como una especie de tinta que se inyecta en el modelo impreso. Si se logra inyectar las células en la posición correcta se crea un órgano sintético completamente funcional.

Los exámenes clínicos aún no se han realizado y los órganos son caros de producir, pero sin duda alguna es un manifiesto más de la genialidad humana y una prueba de que aún podemos llegar muy lejos como especie.

Prótesis 3D

Siguiendo con la tónica general de la medicina, la impresión 3D ha revolucionado el mercado de las prótesis por una sencilla razón: el precio. 

 

A día de hoy una mano hecha por impresión supone tan solo unos 30 euros, un gran avance respecto a las prótesis de antaño que podían llegar hasta los 500 euros.

Escayolas 3D

Las escayolas 3D tienen un diseño completamente distinto a las escayolas tradicionales y ofrecen ventajas muy impresionantes frente a estas. La primera es que el peso es considerablemente menor y además de esto se pueden mojar. Se pueden poner y quitar fácilmente.

 

A pesar del nombre que se les ha dado, lo cierto es que no son escayolas realmente. El término correcto sería férula u órtesis. Las férulas 3D no utilizan yeso, sino un polímero especial llamado ácido poliláctico, o PLA, muy parecido al plástico pero biodegradable.

Como en el caso de las prótesis, el tiempo de fabricación es muy reducido y esto supone que las entregas se realizan en periodos de envío bastante cortos. Por supuesto requieren de la aprobación de un médico para ser utilizadas pero el potencial es enorme, puede incluso combinarse con técnicas de electro estimulación para ayudar a la recuperación. Son una gran alternativa ya que no impiden realizar actividades que las escayolas de yeso tradicionales sí impiden.