Estrés Postvacacional

La Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS), advierte que la reincorporación tras un periodo de descanso puede provocar una reacción de estrés: el cambio de hábitos suele traer consigo un sobreesfuerzo que puede afectar al rendimiento y a la motivación, e incluso, tener un impacto negativo en nuestro bienestar.

El retorno a las obligaciones laborales puede generar lo que se conoce como ‘estrés postvacacional’, trastorno que dificulta la adaptación al nuevo ritmo laboral y que se manifiesta en forma de preocupación, inseguridad, palpitaciones, molestias digestivas, dolor de cabeza o alteraciones en el apetito.

Tal y como reflejan los datos obtenidos por la aseguradora de salud Cigna en el estudio, 360 Wellbeing Survey: Well and Beyond, el 71% de los españoles reconoce sufrir estrés.

Las fuentes principales de este trastorno, tal y como indican, son: demasiado trabajo (25%), cuestiones relacionadas con la salud familiar (14%) o la salud propia (11%) y los problemas financieros individuales (10%) o familiares (9%).

Según este estudio, la percepción cambia por edad y sexo. Las mujeres están más estresadas que los hombres (78% vs 65%) y los jóvenes de 25 y 35 años son, con un 80%, el grupo poblacional más afectado si lo comparamos con los de 35-49 años (75%) y los mayores de 50 (60%).

Para superar el estrés postvacacional y minimizar sus consecuencias negativas, es necesario incorporar en nuestro día a día algunas pautas preventivas. De manera que trabajemos activamente para limitar su impacto en nuestra salud y bienestar.

Los síntomas del estrés postvacacional son temporales. Sin embargo, si éstos se agravan con el tiempo, es recomendable acudir a un profesional médico que ayude a gestionar correctamente la tensión y ansiedad. Según el estudio de Cigna, de aquellas personas que han reconocido tener estrés, tan solo el 11% está tratando la situación con un profesional médico.

En este sentido, son los mayores de 50 años los que más apuestan por esta vía: el 13% de los que presentan estrés está acudiendo a terapia, frente al 9% de los de 35-49 años y de los de 25-34 años.

 

Fuente: https://www.cignasalud.es/