¿Cómo funcionan los fotoprotectores?

Afortunadamente cada día aumenta la conciencia sobre la necesidad del uso de los fotoprotectores, pero muchos desconocen su funcionamiento y por ese motivo pueden elegir el fotoprotector inadecuado o directamente no aplicarlo correctamente, lo que genera una falsa sensación de seguridad.

Así es como se ve nuestra piel con y son fotoprotector.

 

De esa manera nos protegen del sol, pero existen diferentes tipos de fotoprotectores, según su composición.

Los fotoprotectores o filtros solares pueden ser:

Físicos: Su protección en la piel se debe a que crean una barrera física que evita que los rayos del sol penetren la misma. A modo de un espejo reflejan la radiación solar. Las sustancias que se suelen usar son el óxido de zinc, el dióxido de titanio, el carbonato cálcico (mica) y los compuestos de magnesio.

Químicos: En este caso los rayos del sol sí llegan a la piel pero estas sustancias absorben la radiación trasnformándola en no dañina. Las sustancias que se suelen usar son derivados del PABA, salicilatos, cinamatos, benzofenonas, bencimidazoles, antralinatos y derivados terpénicos.

Biológicos: Son compuestos antioxidantes, que contrarrestan los daños que causan en las células de la piel las radiaciones del sol. Los que más se usan son las vitaminas A y E.

Mixtos: son filtros que combinan a los anteriores, por lo tanto, defienden a la piel de varias formas. Son los ideales.

Al comprar un fotoprotector es muy importante leer la composición del mismo, qué filtros tiene (es mejor que sea mixto para garantizar mayor protección) y qué FPS tiene, este debe estar bien visible en el envase.

También hay que tener en cuenta la textura del producto (aceite, gel, emulsión, crema,…). Cuanta más textura tenga mayor penetración, permanencia y menor necesidad de reaplicaciones tendrá.

Para una fotoprotección adecuada hay que usar los que tienen un FPS 15 o mayor. No obstante, la protección ideal dependerá del tiempo de exposición, el tipo de piel y factores ambientales como altitud (a mayor altitud mayor radiación solar), el contacto con agua y la presencia de superficies reflectantes, como agua, arena o nieve.

¿Qué es el FPS?

El factor de protección solar (FPS) es un número que se utiliza para establecer la capacidad que tiene una fórmula concreta para reducir los efectos de la radiación ultravioleta (UVB).

Este número se fija en función de los estándares ISO 2444 de 2010 y es mayor cuanto mayor es su capacidad para reducir la cantidad de luz solar que llega a tu piel.

Si a la piel le llegan 100 unidades de energía lumínica. Con un factor 50, conseguimos que sólo lleguen 2.

Para obtener este número, cada fabricante debe llevar a cabo estudios que evalúen el número de veces que, con el producto, se puede aumentar el tiempo de exposición solar en la piel sin que se produzca una quemadura.

Cada fabricante debe superar estos informes técnicos, así como otros test recomendados por la Unión Europea, para poder comercializar sus productos. Las cremas solares están sujetas al Reglamento 1223/2009 del Parlamento Europeo y el consejo sobre productos cosméticos.

El momento crítico: la aplicación

Uno de los principales problemas con los fotoprotectores es que, en general, aplicamos hasta cuatro veces menos cantidad de la recomendada.

Deberíamos aplicar 2 mg de producto por cada centímetro cuadrado de piel.

Y eso supone que un bote de 50 ml debería durar como mucho una semana, si exponemos el cuerpo al sol. Además, debemos reaplicar la crema al menos cada dos horas sin olvidar todas las partes del cuerpo que vayan a estar expuestas al sol (incluyendo cara, orejas, brazos y labios)

Y una importante matización. Debemos aplicar la crema de protección solar entre 15 y 30 minutos antes de salir al aire libre. La variabilidad depende del tipo de crema. Algunos ‘bloqueadores físicos’ no requieren antelación, pero la mayoría de cremas solo actúan correctamente una vez que se han absorbido por la piel.

Acércate a tu Farmacia Farmalife más cercana y te ayudaremos a elegir el fotoprotector más adecuado para tu tipo de piel.