Recomendaciones y beneficios de la Lactancia Materna

Del día 1 al 7 de agosto se celebra en todo el mundo la semana mundial de la lactancia materna, cuya intención es la de contribuir a la formación y difusión de la importancia que tiene la lactancia materna en el recién nacido.

Según la OMS la lactancia materna es la forma ideal de aportar a los niños más pequeños los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludable.

Aporta también anticuerpos que protegen al bebé frente a posibles infecciones y alergias y establece un vínculo especial entre madre e hijo.

La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva durante los seis primeros meses  y su mantenimiento junto con la introducción progresiva de otros alimentos apropiados para la edad hasta los 2 años o más.

Además los beneficios para la madre son también de gran importancia: la recuperación tras el parto será más rápida, podrá prevenir ciertas enfermedades y sobre todo reforzará el vínculo con el niño.

El método de amamantar al bebé no es difícil, aunque puede complicarse sobre todo en las primeras semanas sino se realiza de  manera adecuada  lo que lleva a muchas mujeres al abandono de la lactancia.

A la hora de amamantar a nuestro bebé debemos seguir una serie de pautas para conseguir una lactancia armoniosa y sin problemas, pero si aparecen pequeñas dificultades no debemos desistir, siempre existen soluciones y no olvidemos pedir ayuda, grupos de apoyo a la lactancia y personal sanitario; matronas, médicos y farmacéuticos estarán encantados de ayudaros.

 

  • Debemos comenzar a amamantar al bebé en la primera hora tras el parto. La subida de la leche puede tardar entre 3-5 días tras el parto. Podemos estimular la subida de la leche con productos a base de aceites esenciales y vegetales de Pranarom.

En estos primeros momentos los pezones pueden estar más sensibles o doloridos, en estos casos podemos utilizar parches de hidrogel que ofrecen alivio y protección.

El uso de cremas con lanolina ayuda en caso de sequedad.

  • No deben usarse chupetes ni biberones sobre todo en las primeras semanas hasta que el bebé se agarre bien al pecho.
  • Las tomas deben ser a demanda, según lo que pida el niño esto puede ser 8-12 veces al día. Debemos olvidarnos de tiempos y de establecer horarios fijos.
  • Se puede dar el pecho para calmar y tranquilizar al bebé.
  • El bebé debe de mamar del primer pecho todo lo que quiera hasta que lo suelte después del otro si así lo necesita, así nos aseguramos que tome la leche que se produce al final de la toma rica en grasa y calorías.
  • Para garantizar una buena lactancia debemos asegurarnos de que el bebé coge el pecho en la postura correcta, con su boquita debe abarcar pezón y areola para que no surjan problemas que en la mayoría de los casos pueden hacernos abandonar la lactancia, pero que tienen solución.

Uno de estos problemas es la aparición de grietas en el pezón que son muy dolorosas, se solucionarán cuando consigamos que el bebé se agarre de forma adecuada al pecho.  Mientras tanto, podemos recurrir al uso de parches de hidrogel o protectores de pezón después de dar el pecho para evitar las molestias y seguir con la lactancia.

En el momento de dar el pecho se pueden utilizar pezoneras de silicona que ayudarán también a minimizar el dolor.

También podemos emplear aceites esenciales para regenerar y reparar la zona dañada.

Otros problemas que pueden aparecer y que hacen que la lactancia materna no sea un éxito son la ingurgitación mamaria, obstrucción de un conducto y mastitis, en estos casos aparece dolor, inflamación, malestar general e incluso fiebre. Si estamos ante cualquiera de estas situaciones podemos y debemos seguir manteniendo la lactancia, acudiendo al médico para que instaure el tratamiento adecuado. Podemos masajear las mamas y aplicar calor para favorecer el vaciado y pondremos al bebé a mamar durante tiempos más largos para conseguir un vaciado más completo, sino es posible el uso de sacaleches resulta muy útil.

La aplicación de frío local entre las tomas alivia el dolor y reduce la inflamación.

En el caso de mastitis podemos recurrir al empleo de probióticos específicos tanto para prevenir como para tratar, tu matrona o farmacéutico pueden asesorarte en este caso.

  • Mamás con pezones planos o invertidos también podrán amamantar a sus bebés, el uso de pezoneras de silicona y los consejos de la matrona lo harán posible.

El empleo de sacaleches hará posible alimentar a bebés en situaciones especiales.

  • Recordad mamás, descansad mucho, no os desaniméis y disfrutad de la experiencia ¡Ánimo! y no dudéis en pedir ayuda si lo necesitáis, hay muchos profesionales dispuestos a ayudarte y conseguir que la lactancia sea un éxito. La lactancia materna es lo mejor que podéis ofrecer a vuestros hijos.

 

*Escrito por Mari Carmen Martínez, Farmacéutica Adjunta en Farmacia Farmalife Novotiendas.

Related Post