La reanimación Cardiopulmonar salva vidas

Formación Cardiorespiratoria

Hoy es el día mundial del Corazón, fecha señalada en el calendario para recordarnos que las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo.

Se engloban en enfermedades cardiovasculares, aquellas patologías que afectan al corazón y los vasos sanguíneos.

Implementando los siguientes hábitos, puede reducirse el riesgo de padecerlas en el futuro, manteniendo un corazón fuerte y sano:

  • Eliminar el consumo de tabaco.
  • Realizar ejercicio moderado.
  • Mantener una alimentación sana, aumentando el consumo de frutas, verduras, pescado con alto contenido en Omega 3 (como el salmón) y evitando  la sal y azúcar, así como los alimentos procesados o ricos en grasas saturadas.
  • Realizar controles periódicos de medición de tensión y colesterol, servicios que pueden ofrecerte en la Farmacia.
  • Dormir bien y controlar el nivel de estrés, que puede ocasionar aumento de la presión arterial.

No sólo debemos trabajar la prevención, también la actuación.

Sólo en España fallecen 30.000 personas al año debido a un paro cardiorrespiratorio, número que según estima la Sociedad Española de Cardiología se podría reducir en un 25% con una adecuada actuación por parte de los testigos. La mayor parte de los casos tiene lugar en el ámbito personal, lo que implica que en su mayoría suceden lejos de personal médico cualificado.

En Farmacias Farmalife, como parte de nuestra vocación al paciente, decidimos apostar por la formación a nuestro equipo, impartida por  Anest Intens, empresa formada por profesionales médicos con años de experiencia en medicina intensiva.

Nuestro profesor Borja Díez, nos impartió durante 6 horas, en una jornada teórica y práctica, formación en reanimación cardiopulmonar y en el uso de desfibriladores.

Es muy difícil resumir la clase magistral que recibimos, y que nos capacitó para saber cómo proceder en el caso de presenciar una parada cardiorrespiratoria, con y sin desfibrilador, pero lo vamos a intentar detallando los siguientes puntos sobre cómo actuar ante esta situación de emergencia:

1.- Conocer el estado de la víctima: verificando si está consciente y respira.

2.- Contactar con urgencias 112: manteniendo la calma y siendo claros en nuestras explicaciones. Especial importancia comunicar nuestra situación física, de forma precisa, para que la ambulancia nos ubique rápidamente.

3.- Si la victima respira, se deberá colocar en posición lateral de seguridad y mantener la calma hasta que los servicios sanitarios acudan al lugar.

4.- Si no respira, colocar con cuido en posición horizontal y boca arriba.

Si el suceso ha ocurrido en un lugar público como un centro comercial, biblioteca, centro deportivo, etc. , lo más probable es que cuenten con un desfibrilador.

Los desfibriladores son capaces de analizar el ritmo cardíaco a través de electrodos que se adhieren a la piel del pecho y generar descargas eléctricas al corazón, si son necesarias. El uso del aparato facilita mucho la tarea de reanimación.

Nunca se debe dejar sola a la víctima, deberemos  iniciar las compresiones torácicas e insuflaciones, según los puntos abajo indicados, mientras solicitamos a otra persona que localice el desfibrilador, y poder utilizarlo.

Una vez conectado el desfibrilador, nos indicará como proceder, sabiendo en cada momento, cuando realizar las compresiones y las insuflaciones, cuando apartarnos porque realizará la descarga, etc. no obstante, os detallamos el resto de pasos en caso de no contar con él.

5.- Realizar 30 compresiones torácicas.

6.- Abrir la boca y comprobar que las vías están despejadas, e insuflar aire boca a boca , realizando dos respiraciones en menos de 10 segundos.

7.- Repetir el paso 5 y 6 hasta que los servicios de urgencia puedan asistirnos.

Que los nervios y el miedo no nos paralicen,  tenemos el deber y la oportunidad de salvar una vida.

 

 

Related Post