Cómo proteger adecuadamente a tus hijos del sol

En esta época del año, en la que pasamos mucho más tiempo fuera de casa y expuestos al sol, es muy importante que cualquier persona se proteja. Pero sobre todo, debemos prestar especial atención en la protección solar de los más pequeños, más aún si van a pasar el día a la piscina o a la playa.

Aunque parece una cosa fácil y nos sabemos la teoría, seguimos cometiendo errores al aplicar el protector solar a los niños.

Entre los errores más comunes se encuentran:

  1. No utilizar un protector adecuado

La oferta de protectores solares es cada vez mayor y más específica, lo que significa que debemos informarnos más para elegir el producto que se ajuste a nuestra piel y a nuestras necesidades.De esta forma, nunca debemos utilizar protectores solares para adultos en niños. Para los más pequeños de la casa siempre debemos elegir un protector de SPF 50, y si es water-resistant o water-proof mejor!

  • Water Resistant: mantiene el nivel de protección hasta después de haber estado inmerso en el agua en 2 baños de 20 minutos.
  • Water Proof: mantiene su protección después de 4 baños de 20 minutos (secando en evaporación, sin toalla).

Si sigue teniendo dudas acércate a vernos a cualquiera de nuestras Farmacias Farmalife y te ayudaremos a elegir el protector más adecuado.

  1. No aplicar la crema solar media hora antes de salir de casa

Lo ideal es aplicar el protector solar antes de ponerlos el bañador (ya que con él puesto es más complicado extender bien la crema, sobre todo en el área del borde del bañador) y esperar a que se absorba. Esto debería realizarse media hora antes de salir de casa ya que la gran mayoría de las cremas solares no son de acción inmediata.

  1. Usar poco producto.

Las pruebas que se realizan en los laboratorios para calcular el índice de protección de los solares se hacen aplicando 2 mg de producto por cada centímetro cuadrado de piel. Si aplicamos menos, el nivel de protección será menor, por eso debes ser generoso al aplicar el protector. Lo ideal es que apliques el producto poco a poco por zonas del cuerpo para asegurarte que aplicas la cantidad suficiente en todo el cuerpo.

  • Para la cara hay que aplicar aproximadamente a un dedo de producto.
  • Para el resto de las zonas del cuerpo en torno a dos dedos: brazo izquierdo entero, brazo derecho entero, pecho, abdomen, pierna izquierda, pierna izquierda por la zona trasera, pierna derecha, pierna derecha por la zona trasera, espalda y lumbares.
  1. Olvidarse de alguna zonas

Es importante que apliquemos el protector en todo el cuerpo, sin olvidarnos de párpados, labios, orejas, nuca, manos, empeines…

  1. No repetir la aplicación

Es importante que no olvidemos repetir la aplicación de la crema cada 2 horas y tras cada baño.

  1. No aplicar protector solar en días nublados

Los rayos UV llegan hasta nuestra piel aunque el día este nublado, por eso es muy importante no olvidarnos de echar el protector solar a pesar de que esté nublado.

  1. Usar colonia antes y durante la exposición solar

Con el sol, el perfume puede provocar reacciones alérgicas y manchas.

Otros elementos que debemos tener en cuenta son:

  • Gorros: les protege la cabeza y ayuda a prevenir insolaciones.
  • Gafas de sol: importante que tengan un filtro UV adecuado  y homologado para evitar quemaduras en los ojos.
  • Agua: es vital que se hidraten adecuadamente para evitar posibles golpes de calor.

Para finalizar un dato relevante, la exposición al sol durante la infancia y adolescencia determina las posibilidades de melanoma en edad adulta.

 

Escrito por Estefanía Jiménez Esparza, Farmacéutica Adjunta en Farmacia Farmalife Alcalá.

Related Post