CÓLICO DEL LACTANTE

Lactante es cuando un recién nacido se alimenta aún de leche materna, hay dos tipos de lactante:
– Lactante menor se les llama así a los bebés desde los primeros 28 días de nacido hasta los 12 meses.
– Lactante mayor que es desde los 12 meses de edad hasta los 24 meses.
En el primer año de vida los lactantes triplican su peso y aumentan el doble de estatura en relación al momento que nacen.
En el segundo año este crecimiento se estanca relativamente, en el cual el lactante crece alrededor de un centímetro por mes y en esta etapa comienza el desarrollo de los tejidos musculares. También en esta etapa su agudeza visual aumenta durante los primeros seis semanas de vida y su agudeza auditiva es igual que la de un adulto.

 

¿Cómo podemos saber si es un cólico?

Siempre hay que consultar con el pediatra, para que pueda descartar si puede ser alguna enfermedad y que nos aconseje y nos pueda guiar.
Descartar que el bebé tiene hambre o está muy lleno, o le pasa cualquier otra cosa como sueño, frio, calor etc.
La crisis de llanto es descrita como ataques abruptos de gran intensidad. Los bebés adoptan una posición característica flexionando los muslos sobre el abdomen, apretando los puños, con la cara enrojecida y el abdomen tenso. Irritabilidad general y emisión de gas intestinal.

 

¿Por qué se producen los cólicos?
En algunos casos el llanto está producido por causas digestivas, las más frecuentes de las cuales es la intolerancia a las proteínas de la leche que toma el niño o porque la madre ingiere excesivos productos lácteos si le da el pecho al bebé.
En la mayoría de las ocasiones existe un aumento en la producción de gas intestinal o una incapacidad para su eliminación. Casi siempre ocurre por una mala técnica de alimentación, en la que el lactante traga demasiado aire.

 

¿Cómo se puede tratar o aliviar los síntomas del cólico?
Para tratar el cólico del lactante no hay medicamentos ni remedios que puedan solucionarlo de manera eficaz, pero si se puede suavizar el problema.
Comentar siempre con el pediatra antes de darle ningún medicamento al bebé o cambiar la leche de fórmula sin que nos lo diga él. No dejar de darle pecho si se lo estamos dando a no ser que el pediatra nos lo indique.
– Colocar al bebé erguido o tumbado boca abajo sobre el regazo.
– Si le está dando el pecho evite el consumo de café o bebidas que contengan cafeína u otros estimulantes.
– Intentar que el bebé coma tranquilo y que se coja bien el pecho o a la tetina del biberón.
– Si le das biberón vigila que la tetina siempre esté llena de leche, para lo que deberás colocar el biberón casi en posición vertical y procura hacer descanso a media toma para ayudarle a eructar.
– Si el bebé toma pecho asegúrate de que mama en la posición correcta, que todo el pezón y paste de la areola están dentro de su boca.
– Dale golpecitos o frótale la espalda para hacerle eructar después de las comidas.
– Hazle masajes suaves en la barriga, alrededor del ombligo movimientos circulares en el sentido de las agujas del reloj, ejerciendo una presión moderada. (Existen aceites digestivos especiales para poder darle estos masajes que les calman antes o después de cada toma.
– Túmbale y muévele las piernas como si fuera en bicicleta.
– Dale un baño de agua tibia, puede distraerlo y relajarlo.
– Hay padres que han tratado el cólico con remedios naturales, como infusiones de hinojo, manzanilla etc. O con homeopatía entre ellos está el colikind que son unos granulitos especiales para bebés que se disuelven en el biberón, o con cualquier líquido que le puedas dar al bebé.
– Los probiótios han ayudado a reducir los síntomas del cólico del lactante como es por ejemplo el lactobacillus reuteri. Hay estudios realizados en los cuales han demostrado que este producto ha reducido el cólico en un 74% de los casos tras administrarlo durante una semana.

Lo más importante de todo esto es que los padres no pierdan la calma, que pidan ayuda si lo necesitan, y que lo consulten siempre con el pediatra.

Related Post